Anécdotas de Viajero: El Taxi Mágico

Nos encontrábamos en Rabat con la opción de ir a ver un partido de fútbol de los cuartos de finales de la CAF, FUS Rabat vs Etoile du Sahel, o de ir a un Hammam (Un sauna Marroquí). Siendo que podíamos ir a un sauna cualquier día de los 46 días que nos quedan, decidimos ir al partido de fútbol.

Me esperaba una cosa parecida a los clásicos Latino Americanos. Especialmente cuando el taxi nos dejo en la puerta del estadio y nos encontramos con la policía anti disturbios.

Pero mucho antes de llegar a la puerta tuvimos que lidiar con nuestra primera aventura marroquí. Tomamos el tram desde nuestro departamento hasta el estadio donde nos encontramos que por “razones de seguridad” cambiaron la ubicación del partido. Acto seguido, nos subimos a un “petit taxi” los cuales por ley solo pueden llevar un máximo de tres personas, pero nosotros eramos cinco. Seri logro convencer al taxista que nos llevara a todos por el doble de la tarifa regular. Antes de moverse, el taxista se bajo, removió el cartelito que dice “Taxi” para que la policía no nos parara y partimos hacia el supuesto venue del partido.

Suponemos que el taxista se enojo con nosotros porque solo le queríamos pagar 80 Dirhams en vez de los 100 que el quería. La verdad que la diferencia es de 2 dolares pero en Marruecos 2 dolares llegan muy, muuuy lejos. Para ponerlo en perspectiva, un almuerzo bien completo cuesta en torno de 10 dolares. La cosa es que el bendito taxista se aprovecho de nuestra falta de conocimiento como turistas y nos llevo al estadio equivocado que quedaba en la loma…. No nos dimos cuenta inmediatamente. Cuando nos dimos cuenta, ya era muy tarde e intentamos llamar la atención de los taxistas que pasaban por la autopista pero ninguno paraba. Media hora pero todos estaban todos llenos. Maldijimos al taxista durante el medio kilómetro hasta una estación de servicio. Estábamos frustrados por estar perdiéndonos el partido. En la estación, un viejito nos dijo: No pueden conseguir un taxi? Párense acá.

grand-taxis-in-morocco-113-new-taxis-already-in-service
Un Grand Taxi

Fue mágico. No lo podíamos creer. En el momento que pusimos un pie donde nos indicó, apareció un “Grand Taxi”. No se si me expreso correctamente. Al segundo de pisar ese lugar que nos indico, apareció un taxi. Fue literalmente un acto de magia. Un milagro. Algo completamente irracional. Como puede ser que ese lugar fuese tan poderoso como para convocar un taxi en cuestión de un segundo? Ademas, un Grand Taxi que nos pudiera llevar a todos y no un Petit Taxi que solo llevara a tres. Estábamos tan emocionados que Seri comenzó a abrazar al viejito diciendole “Habibi, habibi!” (Mi hermano, mi hermano!)

El partido terminó siendo una decepción. Pero el recuerdo de la travesía fue divertido.

 

 

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s